Pago a 30 días: lo que viene para agilizar los pagos a las Pymes

Noviembre 22, 2018

¡Comparte en redes sociales!



Buenas noticias se vienen para las Pymes. Tras recibir la aprobación de la Sala de la Cámara con 110 votos a favor, 26 en contra y una abstención, el proyecto de Pago a 30 Días fue despachado esta semana por el Congreso, quedando así listo para ser promulgado y convertirse en Ley de la República. 

Además de establecer un plazo de pago certero –impulsado por la obligación de emisión de la guía de despacho electrónica-, la ley instaura la aplicación de intereses corrientes por cada día de atraso en el pago de la factura y comisión moratoria y, en régimen, exigirá las mismas condiciones de pago tanto para el sector público como el privado.

Una de las medidas más relevantes que propuso el Gobierno de Sebastián Piñera a este proyecto es el ajuste de los plazos de pago de las facturas sin intereses a un máximo de 30 días, en el que también se podrá convenir un plazo distinto, pero con previo acuerdo entre las partes (comprador y proveedor) por medio de un contrato preestablecido.

Las principales materias de la nueva ley son:

  • Plazo general de pago: el plazo de pago es de 30 días a partir del mes 25 de publicada la ley en el Diario Oficial. Los dos primeros años el plazo de pago será de 60 días. Se precisa en el articulado que el plazo es de días corridos y que se trata de un plazo efectivo de pago.
  • Plazo de pago para el sector público: el plazo de pago es de 30 días corridos y se puede establecer un plazo de pago de hasta 60 días en caso de licitación o contratos.
  • Emisión de la guía de despacho electrónica: la guía de despacho, a implementarse a partir de un año de publicada la ley en el Diario Oficial, será obligatoria y electrónica.
  • Comisión moratoria: además de intereses corrientes en caso de mora, se establece el pago de una comisión fija por recuperación de pagos, equivalente al 1% del saldo insoluto adeudado.
  • Competencia desleal: se precisa que el incumplimiento sistemático de los plazos dispuestos en la ley N° 19.983 (que regula la transferencia y otorga mérito ejecutivo a la copia de la factura) se considerará como una práctica de competencia desleal.
  • Informe crédito al IVA: el Servicio de Impuestos Internos deberá emitir en un plazo máximo de 12 meses un informe para evaluar la viabilidad de su uso.
  • Plazo excepcional de pago: la ley permitirá que, en casos muy excepcionales, las partes puedan acordar un plazo de pago superior a los 30 días, cumpliendo con condiciones que incluyen, entre otros, un acuerdo por escrito que no podrá constituir un abuso para el acreedor y que deberá ser inscrito en un registro que llevará el Ministerio de Economía.
  • Informe plazos excepcionales: el Ministerio de Economía deberá emitir un informe en el plazo de un año sobre el comportamiento del sector salud y municipalidades y sobre el registro de contratos con plazos de excepción. En un plazo de 60 días desde su emisión, la cartera deberá emanar un reporte con propuestas de modificación normativa, de requerirse.

La importancia del proyecto de ley de Pago Oportuno radica también en los beneficios que se podrían traspasar a las empresas a través de la eventual obtención de mejores condiciones crediticias en el factoring, una de las alternativas preferidas por las pymes al momento de financiarse. Hay que recordar que este mecanismo designa la responsabilidad de su pago principalmente en la pyme, por lo que cualquier medida que favorezca su perfil de riesgo se traducirá en mejores ofertas de tasas.

“Para nosotros la incertidumbre que viene después de la emisión de la factura no es buena ni para las pymes ni para los factoring, por lo que celebramos estas medidas”, señala Antonio Turner, gerente general de Tanner, una de las mayores empresas financieras dedicadas, entre otros negocios, al factoring de pymes.