Las principales inquietudes de las pymes frente a la Ley de Pago Oportuno

Junio 14, 2019

¡Comparte en redes sociales!



Plazos más largos en pagadores a 30 días, aprovechando la transición de los 60 días, y la imposibilidad de demandar a las grandes firmas en caso de sentirse vulneradas, son unas de las principales dudas tras la entrada en vigencia de la normativa el pasado 16 de mayo.

Luego de 3 años de debate en el Congreso, el pasado 16 de mayo comenzó a regir la Ley de Pago Oportuno que busca regular la asimetría en los compromisos de las empresas de mayor tamaño con las Pymes. Sin embargo, todavía surgen algunas dudas entorno a la nueva legislación.

A grandes rasgos, la normativa establece que los pagos a empresas de menor tamaño no podrán exceder los 60 días corridos, lo que se acortará a 30 días corridos en febrero de 2021, es decir, en 23 meses más.  Y aunque desde la pequeña y mediana valoraron el nuevo marco legal, aunque plantearon algunas dudas respecto a la puesta en marcha y los plazos.

Uno de los aspectos polémicos de la nueva ley es la inexistente posibilidad que tienen las pymes para demandar a las grandes empresas en caso de sentirse vulneradas, lo que fue reconocido como un error “técnico” por parte del Gobierno. En un intento por solucionar el problema, el Ejecutivo envió al Congreso un proyecto para reponer este derecho. Ya la semana el Senado dio su aprobación para continuar la tramitación en el Parlamento.

Al respecto, el cambio legal establece que “cualquiera sea la naturaleza jurídica del deudor, la empresa de menor tamaño afectada podrá demandar el monto de los perjuicios que deriven del incumplimiento, de acuerdo con las normas generales. La acción podrá ser ejercida por el afectado, por sí, en demanda colectiva o representado por la entidad gremial que los agrupe”.

En tanto, la Confederación Gremial del Comercio Detallista plantea que se podría generar un incentivo perverso , ya que los buenos pagadores (30 días) podrían extender sus pagos a un plazo máximo de 60 días, límite que establece la transición de la ley para los próximos 23 meses más.

A marzo de este año, ad portas de que comenzará a regir la ley, se observaron pequeños cambios en los plazos de pago superiores a 30 días por parte de las grandes empresas. El 85%del monto de las facturas de las grandes empresas monitoreadas durante el primer trimestre fueron canceladas por sobre este plazo, lo que representa un alza marginal respecto del 83% que se registró el último cuarto del año pasado,según el Ranking de Pagadores de la Bolsa de Productos y la Asociación de Emprendedores (Asech). Esto “muestra que las empresas pagadoras deberán incurrir en un costo financiero para adelantar sus pagos de facturas y, así,cumplir con la Ley de Pago a 30 días”, dice el informe.